Síndrome de Horner

El síndrome de Horner también se conoce como parálisis oculosimpática y síndrome de Bernard-Horner. El síndrome de Horner es una mezcla de síntomas que se producen cuando hay una alteración en la trayectoria de los nervios que van del cerebro a la cara. Los signos o síntomas más comunes se observan en el ojo. Es una enfermedad bastante rara. El síndrome de Horner puede afectar a personas de cualquier edad.

el síndrome de Horner

En las personas con el síndrome de Horner que se presenta antes de los 2 años de edad, la parte coloreada (iris) de los ojos puede diferir en color (heterocromía del iris), siendo el iris del ojo afectado de color más claro que el del ojo no afectado. Las personas que desarrollan el síndrome de Horner después de los 2 años generalmente no tienen heterocromía del iris.

Las anomalías en el área de los ojos relacionadas con el síndrome de Horner generalmente no afectan la visión ni la salud. Sin embargo, el daño al nervio que causa el síndrome de Horner puede ser el resultado de otros problemas de salud, algunos de los cuales pueden ser potencialmente mortales.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del síndrome de Horner generalmente afectan sólo un lado de la cara. Puede experimentar una variedad de síntomas:

  • La pupila de un ojo es mucho más pequeña que la del otro y permanecerá más pequeña.
  • La pupila en el ojo que está teniendo síntomas no se dilata en un cuarto oscuro o es muy lenta para dilatarse. Puede ser difícil ver en la oscuridad.
  • Puede tener una falta de sudor en un lado o en un área de la cara. Esto se llama anhidrosis.
  • El párpado superior puede caerse. Esto se llama ptosis.
  • El párpado inferior puede verse ligeramente elevado.
  • Los bebés pueden tener un iris de color más claro en el ojo afectado.
  • Es posible que los niños no presenten enrojecimiento o rubor en el lado afectado de la cara.

el síndrome de Horner causas

¿Cuáles son las causas?

La causa general del síndrome de Horner es el daño a la vía nerviosa entre el cerebro y la cara en lo que se denomina sistema nervioso simpático. Este sistema nervioso controla muchas cosas incluyendo el tamaño de la pupila, la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el sudor y otras. Este sistema permite que su cuerpo responda correctamente a cualquier cambio en el ambiente a su alrededor.

Existen tres secciones diferentes de la vía, llamadas neuronas, que pueden resultar dañadas en el síndrome de Horner. Se llaman neuronas de primer orden, neuronas de segundo orden y neuronas de tercer orden. Cada parte tiene un conjunto diferente de posibles causas para el daño.

Neuronas de primer orden

La vía neuronal de primer orden va desde la base del cerebro hasta la parte superior de la médula espinal. El daño a esta trayectoria puede ser causado por lo siguiente:

  • Traumatismo en el cuello.
  • apoplejía
  • tumor
  • enfermedades como la esclerosis múltiple que afectan la cubierta protectora externa de las neuronas
  • cavidad o quiste de la columna vertebral

Neuronas de segundo orden

La vía neuronal de segundo orden va desde la columna vertebral, sobre el área superior del pecho, hasta el lado del cuello. El daño a esta trayectoria puede ser causado por lo siguiente:

  • cirugía de la cavidad torácica
  • Daño en el vaso sanguíneo principal del corazón.
  • un tumor en la cubierta externa protectora de las neuronas
  • cáncer de pulmón
  • una lesión traumática

Neuronas de tercer orden

La vía neuronal de tercer orden va desde el cuello hasta la piel de la cara y los músculos que controlan el iris y los párpados. El daño a esta trayectoria puede ser causado por lo siguiente:

  • Lesión o daño a la arteria carótida o a la vena yugular a un lado del cuello.
  • cefaleas graves, incluyendo migrañas y cefaleas en racimo
    infección o tumor en la base del cráneo

En niños

Las causas comunes para los niños con síndrome de Horner incluyen:

  • Neuroblastoma, que es un tumor en los sistemas hormonal y nervioso.
  • Lesión en los hombros o el cuello durante el parto.
    un defecto de la aorta en el corazón con el que nacen
  • También existe lo que se denomina síndrome de Horner idiopático. Esto significa que la causa es desconocida.

¿Cuál es el tratamiento?

En general, el tratamiento apropiado del síndrome de Horner depende de la causa subyacente. El objetivo del tratamiento es erradicar el proceso subyacente de la enfermedad. En muchos casos, sin embargo, no se conoce ningún tratamiento efectivo. El reconocimiento rápido del síndrome y la derivación expedita a los especialistas apropiados son vitales.

La indicación de la atención quirúrgica y el tipo de tratamiento apropiado dependen de la causa particular del síndrome de Horner. Las posibles intervenciones quirúrgicas incluyen la atención neuroquirúrgica para el síndrome de Horner relacionado con el aneurisma y la atención quirúrgica vascular para afecciones causales como la disección de la arteria carótida o el aneurisma.

Para el manejo óptimo de la causa subyacente, se pueden requerir las siguientes consultas con especialistas:

  • Pulmonología
  • Medicina interna
  • Neurología o neurooftalmología
  • Radiología intervencionista (en casos de sospecha de disección de la arteria carótida)
  • Cirugía u oncología (según lo justifique la etiología particular)
  • Neurocirugía (en casos de sospecha de aneurisma)

¿Cómo se diagnostica?

El síndrome de Horner se diagnostica en etapas. Comenzará con un examen físico realizado por su médico. Su médico también observará sus síntomas. Si se sospecha del síndrome de Horner, su médico lo derivará a un oftalmólogo.

El oftalmólogo realizará una prueba de gotas oculares para comparar la reacción de ambas pupilas. Si los resultados de este examen determinan que los síntomas son causados por daño nervioso, se harán exámenes adicionales. Esta prueba adicional se utilizará para encontrar la causa subyacente del daño. Algunas de esas pruebas adicionales pueden incluir:

  • tomografía computarizada
  • Radiografías
  • análisis de sangre
  • exámenes de orina

Complicaciones y afecciones asociadas

Hay algunos síntomas graves del síndrome de Horner que debe tener en cuenta. Si aparecen, debe ponerse en contacto con su médico inmediatamente. Estos síntomas graves incluyen:

  • mareo
  • problemas para ver
  • dolor de cuello o dolor de cabeza repentino e intenso
  • músculos débiles o incapacidad para controlar los movimientos musculares

Otras afecciones pueden tener síntomas similares al síndrome de Horner. Estas afecciones son el síndrome de Adie y el síndrome de Wallenberg.

Síndrome de Adie

Se trata de un trastorno neurológico poco frecuente que también afecta al ojo. Generalmente, la pupila es más grande en el ojo afectado. Sin embargo, en algunos casos, puede parecer más pequeño y parecerse al síndrome de Horner. Pruebas adicionales le permitirán a su médico confirmar este hecho como su diagnóstico.

Síndrome de Wallenberg

Este también es un trastorno poco común. Es causado por un coágulo de sangre. Algunos de los síntomas imitarán el síndrome de Horner. Sin embargo, exámenes adicionales encontrarán otros síntomas y causas que llevan al médico a este diagnóstico.

Referencias

Síndrome de Horner
5 (100%) 1 voto

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here